Asturias

“IT’S BETTER TO SEE SOMETHING ONCE THAN TO HEAR ABOUT IT THOUSAND TIMES”

img_20161130_195720-2

ASTURIAS

Desde el pasado mes de junio, empecé a entender lo de ” Asturias, Patria querida” . Y es que, a pesar de que Cantabria siempre será la niña de mis ojos, Asturias  es una tierriña llena de paisajes maravillosos con un ” no sé qué ” especial que te deja huella.

FARO/CABU DE PEÑES

En esta ocasión voy a llevaros al punto más septentrional de Asturias, Cabu de Peñes.

Este punto era totalmente desconocido para mí y está a unos 18km de la ciudad de Gijón. La verdad, es que después de todo un día trabajando necesitaba escapar un poco de la ciudad y he descubierto unos lugares que quedarán en mi retina para siempre.

El cabo de Peñes está a 119 metros sobre el nivel del mar y es un lugar lleno de paz y tranquilidad, dónde respirar el aire puro y reflexionar un poquito sobre las cosas que realmente son importantes en la vida. Créeme, yo lo he hecho.

He tenido la gran suerte de tener un día despejado en Asturias y he podido apreciar todo el borde costero tanto de Gijón como de Avilés. Es una maravilla ver la profundidad y el romper del enfadado mar cántabro.

Ver el atardecer en este lugar, no tiene precio. Ojalá las imágenes que capta mi cámara reflejaran lo que realmente es.

Otro elemento que hace aún más mágico el cabo, es el Faro de Peñes. Es el mayor faro de la costa asturiana y lleva guiando a los marineros desde 1852. Todavía hoy, preserva el encanto de esa época y hace que el entorno sea realmente especial. En la planta baja del Faro, se encuentra el Centro de recepción de visitantes e interpretación del medio marino de Peñas donde puedes apreciar la historia del mismo, la fauna que alberga el lugar y maquetas bastante curiosas de ver.

img_20161130_193307

Por último, y no menos importante, quería hablaros de dos pueblecitos que me han dejado encantada. Luanco y Candás, ambos pesqueros y con casitas coloridas que no tienen nada que envidiar a otros puertos más turísticos de la zona.

Quería agradecer este post a Sergio Álvarez, puesto que sin su ayuda, este descubrimiento no hubiera sido posible.