Riviera Maya

Riviera Maya…¡cuántos recuerdos!

Este post es muy especial para mí, puesto que fue mi primera cruzada de charco. Por aquellos tiempos yo trabajaba para un TTOO y fueron mis primeros billetes de avión sujetos a espacio. A su vez, era doblemente especial puesto que me llevé a mi hermano pequeño conmigo, que para aquel entonces era un adolescente rebelde.

Decidimos hacerlo bien, ya que íbamos, queríamos hacerlo por todo lo alto y además yo era muy jovencita y tenía la responsabilidad de que a mi hermano no le faltara de nada.

Elegimos la zona de Akumal para alojarnos, concretamente en los Grand Palladium. Son 3 resorts de la misma cadena conectados entre sí y son una maravilla. Integrados en la naturaleza/selva de la zona, con bungalows y habitaciones superiores al estilo maya con ducha o bañera al aire libre y con todo tipo de amenities para que no te falte de nada.

Nosotros nos alojamos en un bungalow maya del Grand Palladium Kantenah cercanos a la zona de playa. Nuestra playa no era privada pero no hacía falta, puesto que no estábamos en plena zona turística como Cancún o Playa del Carmen.

Imaginaros:

#playa #arenablanca #aguascristalinas #arrecifes #palmeras #cocoteros #iguanas #monostiti #piscinas #allinclusive #pulserita #cocteles #buffetlibre24horas #spa

¡Aquello se nos iba de las manos!

No obstante, decidimos aprovechar el tiempo al máximo y visitar gran parte de los tesoros que ofrece Riviera Maya.

¡Empezamos!

Cenote Ik Kil:

Esta maravilla natural es uno de los cenotes más bonitos que he visto en mi vida y esta localizado en el norte de la península de Yucatán a tan solo 3km de la pirámide maya de Chichén Itzá.

¡Stop! primero de todo, ¿Qué es un cenote?

Un cenote es un pozo o estanque natural de agua dulce abastecido por un río subterráneo que se forma en numerosos lugares de la península de Yucatán por la erosión de los suelos, y al que los mayas dieron un uso sagrado.

Continuamos…

Ik Kil se encuentra integrado en un eco parque repleto de flores exóticas y aves que no son típicas de ver en Europa. Hasta aquí, ¿todo bien, no?…lo único, y como siempre acaba sucediendo, una cadena hotelera de alto standing construyó cabañitas de estilo maya con jacuzzi a precios poco asequibles, que aunque están en el entorno y cuidadosamente colocadas, que rompen bajo mi parecer el encanto y la esencia natural del lugar.

Personalmente, y aunque el cenote es de lo más bonito y espectacular que he visto, considero que es una pena el sobreexplotar turísticamente ciertos patrimonios y tesoros de la humanidad. Cada vez, nos será más difícil visitar algo así conservando su esencia natural.

No obstante, y si volvemos a la visita del cenote en sí, os puedo comentar que tiene unos 39m de profundidad y unos 60m de ancho. Te puedes lanzar desde un podio natural y cogerte de las lianas que hacen que el entorno sea aún más mágico. Me lancé como un mono salvaje y estuve a mis anchas nadando entre peces coloridos y ranitas.

Se conoce que entre 1904 y 1910 se encontraron en este pozo natural objetos mayas de sacrificio, piezas de oro, piedras jade utilizadas en rituales, cerámicas, incienso e incluso restos humanos.

Comentaros, también, que durante el trayecto a la zona norte del Yucatán tuvimos la suerte de poder parar en una plantación de agave, planta de cuyo fruto se extrae el tequila. Honestamente, no teníamos ni idea de que se extraía del agave y cómo era físicamente el fruto.

 

Parque Natural Xcaret:

Xcaret es un paraíso sagrado natural. Fue durante más de 10 siglos uno de los centros ceremoniales mayas más importantes, a la vez que un importante puerto marino. Hoy es un increíble parque eco arqueológico, donde se muestra toda la riqueza de México, cultura maya, flora y fauna, recorridos arqueológicos, actividades acuáticas conjuntamente con exploración de cuevas subterráneas.

El precio es bastante caro, para que os hagáis una idea oscila entre 122€ a 177€ dependiendo de si coges actividades adicionales o no, o empaquetas con otro parque natural que es Xelha.

Por defecto, la entrada suele incluir taquilla, equipo snorkel y buffet para el almuerzo.

Por último, y no menos importante, os quería mencionar que dentro de Xcaret hay una zona que alberga la recreación de un cementerio maya que me pareció un lugar muy especial.

Coloridas calaveras y lápidas, velas, incienso, lazos, poesía, dedicatorias….y unas vistas increíbles desde donde se apreciaba el mar y la frondosa selva.

Como detalle de chafarderismo, la cantante Paulina Rubio se casó en Xcaret muy cerca de este mágico lugar.

 

Cobá & Nohoch Mul:

Cobá es un yacimiento arqueológico que en su día, fue una de las mayores metrópolis del mundo maya, hasta que su gran rival, Chichén Itzá, extendió su dominio. Cobá tuvo su esplendor entre el 200 aC y el 800 aC y era bien conocida por sus ceremonías y tratos comerciales.

A mí, personalmente, me gustó mucho más que Chichén Itzá puesto que lo ví mucho menos explotado y se compone de varios yacimientos arqueológicos bastante bien conservados. Digamos que el plato fuerte de Cobá es Nohoch Mul, la que sigue siendo la pirámide más alta del mundo maya con 42m de altura. Se encuentra rodeada de selva y en el momento que fuimos aun se podía subir hasta arriba de todo. Tuve la gran suerte de poderlo hacer y disfrutar unas vistas únicas e increíbles. Yo ahí solita, en aquel pico y toda la selva a mis pies a 360º.

*Nota a tener en cuenta: si padeces de vértigo, te aconsejo no subir porque impresiona muchísimo y los 120 escalones son muy inclinados y desiguales.

Recomiendo hacer algún tour por el yacimiento con guías turísticos puesto que hay varias ruinas maya y es muy interesante entender como vivían,  cómo eran sus rituales de sacrificio, qué uso hacían de esos edificios y como era su comercio en aquellos tiempos.

 

Hay senderos ideales para ir en bicicleta o carritos y lugares donde ofrecen comida típica mexicana.

 

Chichen Itzá:

Chichén Itzá es otro de los centros ceremoniales mayas más bonitos y antiguos, ya que data del 445 a. c. La pirámide del Dios Kukulcan (Dios cocodrilo) se compone de 91 escalones, mejor distribuidos que Nohoch Mul, aunque a día de hoy ya no es posible subir con el objetivo de preservar dicho patrimonio y evitar su degradación por masificación turística. La pirámide esta rodeada de un gran recinto con senderos donde podrás apreciar donde jugaban a pelota los antiguos mayas entre otras cosas. Alucinaréis con la acústica que tenían los edificios mayas para poder alcanzar a todos los asistentes.

chichén with brother

Será un milagro de Kukulcan si podéis haceros una foto solos ante la pirámide, es un lugar híper turístico y masificado y en todo momento os avasallarán para comprar souvenirs.

 

Holbox

La isla de Holbox se encuentra en el noroeste de Cancún y cuenta con solo 42km de largo. La laguna baja que separa Holbox del continente mexicano está repleta de familias de flamencos, pelícanos y otras aves exóticas dignas de ver.

Otra opción, es coger un barco e ir a visitar la isla de Pájaros, la laguna Yalahao e isla Pasión donde podrás seguir disfrutando de estas aves, aguas cristalinas, playas de arena blanca e incluso hacer la excursión para ver el tiburón gigante.

Independientemente a todo lo que la isla te ofrece a nivel natural, no quiero olvidar mencionar lo que más me gustó, su arte. En Holbox se respira arte y creatividad por todas sus calles. Es genial pasear por esta pequeña isla y disfrutar de esos murales llenos de color y expresividad de individuos que conviven en ella. Enfatizan el arte a través de la esencia de su cultura local.

Por último, no podéis iros de esta isla sin degustar una parrillada de pescado y langostas gordotas con una buena cerveza fría. ¡Ñam!

 

Tulum

 

Tulum fue la única ciudad amurallada construida por los mayas y de la cual hoy, se conservan sus ruinas en la cima de un impresionante acantilado que desemboca en playa Paraíso. Las iguanas forman parte del pack durante la visita y serán fieles compañeras durante el recorrido por la zona.

Bajo mi punto de vista, Tulum hay que visitarla porque es patrimonio de la humanidad por la UNESCO pero no porque sea uno de los lugares que más me impresionaron. Así, que si no tenéis mucho días, tampoco os obsesionéis en ir.

Desde playa Paraíso salen varias excursiones para hacer snorkel en la barrera de arrecife que hay enfrente la costa. En nuestro caso, decidimos hacer snorkel cerca de Xcaret y lo disfrutamos muchísimo. Preciosos arrecifes coloridos y multitud de peces que nunca habíamos visto.

 

Xelha

 

Caleta de una belleza natural y gran diversidad biológica que deja con la boca abierta a todo aquel que la visita. Xelha a día de hoy, es un parque ecológico con acuario abierto al mar y multitud de actividades acuáticas y terrestres que te harán pasar un día alucinante. Una vez estás allí, piensas como es posible que la tierra haga lugares tan bonitos y perfectos.

No obstante, y tras ser declarada como maravilla natural de México, su entrada también es de precio elevado, sobre unos 75€ por persona, y incluye almuerzo/ bebidas, taquillas y equipo de snorkel.

 

¿Y qué más?

Por supuesto, esto no es ni una tercera parte de lo que ofrece México pero si solo tenéis 1 semanita de vacaciones, creo que es un buen comienzo. Comentaros que aunque no tenga mucho material fotográfico, debido a que eran otros tiempos, es un viaje para recordar y disfrutamos muchísimo de la gastronomía mexicana con sus asados, arroz, frijoles, maíz, guacamole, cochinita pibil, chiles y otro tipo de alimentos que ni éramos conscientes que existían.

Por cierto, para los amantes del picante podréis encontrar gran variedad de chiles dentro de la misma gama. Os comento los que más pican de menos a más por orden: morrón, jalapeño, serrano, de árbol, piquín, chiltepín y habanero. ¡Cuidado no se os salten las lágrimas!

 

Para finalizar este post, os queríamos mostrar una breve video de cómo es el resort donde nos alojámos y los diversos animalitos que habitan en él.

Si queréis descansar y conectar con la naturaleza en estado puro…no dudéis en visitar este maravilloso lugar.

Un abrazo y ¡hasta la próxima!