Terras galegas II

“Nunca deixe que a

saudade do passado

e o medo do futuro

estraguem a beleza

de hoje, pois há dias

que valem um momento,

e há momentos que 

valem por toda uma vida.”

Y aunque me defienda más en portugués que en gallego, hay veces que las palabras son universales y que con poco puedes decir mucho.

La vida te pone situaciones y personas en tu camino que hacen que consigas perdonar y cerrar etapas del pasado con una sonrisa. El 17/07/2017, a las 7.30h de la mañana…Galicia, me daba la oportunidad de cambiar mi vida para siempre. A día de hoy, y tras mucho esfuerzo, puedo deciros que las casualidades no existen y que mi destino va de la mano de esta maravillosa tierriña de nuevo.

Honestamente, me visualizaba pasando los últimos días del 2019 en Shanghai pero creo que lo voy a dejar para este 2020 o tal vez, algo más tropical. No obstante, no cambiaría ni un solo segundo mis días en Galicia.

En primer lugar, esta tierra marcó un punto y final de una etapa en la cual ya no era feliz ni me llenaba lo que hacia. Y segundo, por compartirlo con alguien tan especial y único que me ha hecho ver estos lugares de la forma más bonita que se podría ver. Gracias, pequeño secreto, por tus horas y empeño en llevarme a sitios tan mágicos.

Praia As Catedrais

Los que ya seguís mi blog desde hace tiempo, veréis que ya había nombrado este lugar en mi antiguo post. La diferencia es que en el antiguo post solo estuve de pasada por trabajo y no pude disfrutarla como ahora.

Praia As Catedrais
Playa de las Catedrales

Esas moles rocosas, esa marea que poco a poco te va atrapando y ese sol que reflejaba en esas aguas cristalinas hacia que “las catedrales” en sí, lucieran aun más espectaculares de lo que ya de por sí son. A su vez, los accesos a las mismas me pusieron un poco nerviosa pero gracias a mi pequeño secreto, todo fue superado.

No quiero acabar mi paso por As Catedrais sin hacer mención a unas casas vacacionales que se llaman “Villas As Catedrais” que están justo al lado y son lo más. La propietaria es super amable y hace para que no te falte de nada. El precio es aún más bonito entre unos 41-51 euros la noche.

Mirador (Hotel O Semáforo) de Bares

Aún recuerdo las curvas y el paisaje boscoso hasta llegar ahí. Recuerdo aparcar y ver varias motos, de aquellos moteros que realmente buscan perderse, y nosotros. Era una maravilla ver esa costa gallega desde ese punto alto y casi a 360 grados. Un regalo para mis sentidos.

Mirador de Bares
Mirador de Bares, Mañon

Además, como en el título podéis ver, hay un hotel super exclusivo, y probablemente, más económico que en el propio Fisterre, del cual puedes gozar de ese paisaje único desde los ventanales de la habitación.

“The Best Bank of the World”

Personalmente, creo que deberían declarar ese lugar como uno de los lugares más bonitos que existen. Hacía tiempo que un lugar no me removía tantas emociones. Creo que es un lugar que parece de cuento de hadas, mar bravo, neblina entre los acantilados, vegetación abrupta y sin humanos por el medio…y él, el mejor banco del mundo. Un banco sin nada en particular pero ubicado delante de uno de los rincones más mágicos e únicos que he visto en mis 33 años.

The Best Bank of the World, Loiba
The Best Bank Of The World, Loiba

Gracias pequeño secreto por llevarme a descubrirlo y darme la oportunidad de apreciar cosas tan especiales como esto.

The Best Bank Of The World, Loiba
Loiba

Atardecer en Praia Doniños

Y como diría Frida Kahlo ” yo te cielo” y sí, Galicia se caracteriza por tener de los mejores atardeceres que he visto en mi vida. Y eso hicimos, después de comer cual cochinos cerca de la playa de Valdoviño, fuimos a tomar algo a Praia Doniños. Un atardecer y playa kilométrica especial rodeada de naturaleza. Os dejo una foto que por supuesto, no hace justicia.

Praia Doniños Sunset
Praia Doniños Sunset

Praia Campelo

Me encanta que sea tu playa favorita, secreto. A partir de ese día, también pasó a ser una de mis favoritas. No puedo describir con palabras el momento en que mis ojitos vieron esa maravilla. Pequeño riachuelo cayendo entre las rocas que desembocaban en la playa, ese acceso con escaleras desiguales, piedrecitas en forma de huevitos cual escena de “Game Of Thrones” y el sonido de las olas que ansíaban subir la marea. Y tú, tú contándome lo especial que es para tí esa playa.

Praia Campelo
Praia Campelo

Cascada de Ézaro

Tras una larga kilometrada, puesto que el gps nos hizo un poco la pirula, llegamos a este sitio tan chulo. Me recordó a la película Twin Peaks donde habían pequeños pueblos alrededor de lagos, niebla y el típico bar de carretera… eso me recordó el llegar a la cascada de Ézaro. Varias risas viendo a valientes subirse a las rocas y gente postureando que estaban más por instagram que por disfrutar del momento.

Cascada de Ézaro
Cascada de Ézaro

Y hasta aquí os dejo mis paces con este destino y lo mucho que he disfrutado. Espero que os guste y algún día, tengáis el mismo privilegio que yo de visitar estos sitios.

Y recordad, compartidlo pero a gente que realmente merezca la pena…son sitios demasiado bonitos para ser visitados por cualquiera. 😉

Bicos,

N.